domingo, 16 de marzo de 2014

Seguiré gritando...

Sentir que no te escuchan. No hay oídos en el mundo que quieran oír tus palabras. Aunque no quieran saber, yo hablo.
Con la pequeña esperanza de que a alguien le interese mi historia. Pero mis lágrimas caen al vacío. Esos oídos están tan cerca de mi boca pero tan lejos de escucharme. No me comprenden. Y probablemente nunca lo hagan. Tal vez tenga una mente compleja, o simplemente no exprese bien lo que siento. Pero lo intento. Y no dejaré de intentarlo. Si los oídos están sordos, gritaré más alto. Algún día me oirán. Tienen que hacerlo. Deben hacerlo.
Gritos ahogados entre lágrimas, palabras que se pierden entre sollozos. Tal vez sea yo la sorda. Tal vez ellos sí me escuchen y sea yo la que no oye su respuesta. O tal vez estemos todos sordos. A lo mejor yo grito y ellos no me oyen, ellos gritan y yo no los oigo. Una conversación muda. Pero qué más da. Ya no importa. Después de todo, viene a ser lo mismo.
Un poco de ira, bastante furia, mucha impotencia y una gran tristeza. Oídos que no oyen. Labios que se mueven para pronunciar palabras que nunca llegarán a ningún lado. Ojos encharcados, hundidos, desesperados. Y un pequeño brillo de esperanza. Seguiré gritando. Cada día más alto. Puedo prometer y prometo que alguien oirá mi historia.



4 comentarios:

  1. Es muy bonito tener esas ganas de luchar. Ojalá todos fuésemos así. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos así en el fondo (supongo...)
      Un beso <3

      Eliminar
  2. Que grande, cuanta razon....
    Te sigo Un besi ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por tu comentario :3
      La verdad es que este blog lo tengo un poco abandonado, uso más el de Las letras llenan nuestra existencia jejej
      Pero gracias por pasarte, y me alegro de que te haya gustado.
      ¡Un beso!

      Eliminar